Archivo de la etiqueta: Susan Sontag

Susan Sontag – Sobre la fotografía

 

Este ensayo, como bien indica su nombre, hace un desglose y análisis sobre la infinidad de posibilidades que pueden darse en la fotografía, como cuestiones morales y éticas, corrientes artísticas o filosóficas, utilizando como respaldo menciones a obras de fotógrafos de reconocido prestigio, películas con temas que atañen a la fotografía o libros que hacen referencia a esta, por lo tanto, vamos a tratar de resumir los principales temas que se incluyen en ésta densa obra literaria.

La humanidad en su obsesión por coleccionar el mundo en todas sus variantes en forma de imagen, preferiblemente, mostrando escenas agradables, es una de las principales virtudes que se atribuye a la fotografía, siendo utilizada como instrumento para conservar recuerdos, morfología del mundo y personas, no obstante la imagen fotográfica tiene el poder de hacer que prevalezcan montajes fotográficos sobre textos de historiadores debido al desinterés que muestran algunas generaciones sobre la lectura, llegando incluso a sustituir los recuerdos por fotografías. También se da el caso que, al observar el arte en general y la fotografía en particular tienden a suprimir los escrúpulos ante escenas aberrantes, ya que, cuantas más veces son mostradas por norma general inhiben los sentimientos que ellas mismas producen y son capaces, dependiendo del punto de vista en que se observen, de transformar la realidad. La fotografía tiene la capacidad de mentir por medio de la abstracción de la realidad, por ello, la gente en ocasiones es reacia a aceptar esa realidad que muestra la cámara y prefieren imágenes en las que salgan favorecidos. Otras de las muchas cuestiones que se tratan es la elección entre el voayerismo o la participación, en qué medida el fotógrafo debe elegir entre registrar la imagen o resignarse a perderla y actuar de una forma aceptablemente ética. La aptitud que adoptan los fotógrafos para descubrir la belleza que todos ven, pero desestiman por ser demasiado común. Cómo un texto puede condicionar la forma de mirar una fotografía e incluso manipularla o llevarla a un contexto diferente o hasta qué punto el fotógrafo debe tener un conocimiento sobre lo que va a registrar con su cámara. La relación entre pintura y fotografía también es un tema destacado en esta lectura, puesto que, aborda cuestiones sobre la influencia de una disciplina sobre otra y viceversa. La fotografía no llegó a ser reconocida como una de las bellas artes hasta que se dejó de discutir si realmente lo era, esto lleva a la autora a divagar sobre numerosas cuestiones puramente filosóficas, entre las cuales, encontramos discusiones de algunos fotógrafos y escritores de corriente humanista y surrealista, de ellas, podemos destacar que la fotografía es un contexto subjetivo que nunca puede transcender de lo puramente visual, en la que el fotógrafo muestra una realidad oculta. La dificultad de mantener la realidad frente a lo surrealista en una imagen fotográfica, la mutabilidad de las valoraciones estéticas del gusto fotográfico y en qué manera el fotógrafo es capaz de plasmar una imagen de una manera intuitiva reconociendo que ese es el momento justo, ni antes, ni después para captarla, creando controversia entre la tecnología más puntera y los aparatos más rudimentarios considerados como creadores de fotografías más interesantes o expresivas. También encontramos cuestiones que hacen referencia al positivo influjo del tiempo sobre una fotografía consiguiendo un misticismo al deteriorarse de una forma en la que no influye su creador, haciendo parecer que tienen un aura propia y siendo capaces de mostrar algo que ya no existe pero que está atrapado en una imagen.

“Sobre la fotografía” es una excelente “enciclopedia” en la que se nombra una cantidad muy extensa de renombrados fotógrafos en el joven trayecto frente a otras de las bellas artes y que nos induce a la investigación sobre sus obras:


  • Alexander Rodchenko
  • Arnold Genthe
  • Andree Kerstez
  • Adam Clark Vroman
  • August Sander
  • Andreas Feininger
  • Brassaï
  • Bruce Davidson
  • Bill Brandt
  • Berenice Abbott
  • Bergen Belsen
  • Jonh Laughlin
  • Charles Van Schaick
  • Cecil Beaton
  • Diane Arbus
  • Dorotea Lange
  • Duane Michals
  • Eugene Atget
  • Eadweard Muybridge
  • Edward Steichen
  • Eugene Smith
  • Ghitta Carell
  • Henri Cartier-Bresson
  • Henri Peach Robinson
  • Harold Edgerton
  • Irving Penn
  • Jaques-Henri Lartige
  • Jacob Riis
  • Jonh Heartfield
  • Lewis Carroll
  • Lewis Hine
  • Laszlo Moholy-Nagy
  • Lisette Model
  • Lennart Nilsson
  • Mattew Brady
  • Marc Riboud
  • Man Ray
  • Nathanael West
  • Robert Frank
  • Richard Avedon
  • Roman Vishniac
  • Renger Patzsch
  • Todd Walker
  • Weege
  • Werner Bischof
  • Walker Evans

Durante la lectura del ensayo se hace patente la habilidad de Susan Sontag para crear frases que conducen al lector hacía la meditación sobre el mundo de la fotografía:

–      La fotografía es, por su misma naturaleza, una manera promiscua de ver, y en manos talentosas un medio de creación infalible.

–      La fotografía se propone como un modo de conocimiento sin conocimiento: una manera de vencer al mundo con ingenio, en vez de atacarlo frontalmente.

–      La suposición de que las cámaras procuran una imagen objetiva e impersonal cedió ante el hecho de que las fotografías no solo evidencian lo que hay allí sino lo que el individuo ve.

–      Una pintura fraudulenta (cuya atribución es falsa) falsifica la historia del arte. Una fotografía fraudulenta (que ha sido retocada o adulterada, o cuyo pie es falso) falsifica la realidad.

–      Marx reprocho a la filosofía que solo intentara comprender el mundo en vez de intentar transformarlo. Los fotógrafos, operando dentro de los términos de la sensibilidad surrealista, insinúan la vanidad de intentar siquiera comprender el mundo y en cambio nos proponen que lo coleccionemos.

–      La fotografía se ha transformado en el arte por excelencia de las sociedades opulentas, derrochadoras, inquietas.

–      El fotógrafo saquea y preserva, denuncia y consagra a la vez.

–      La necesidad de confirmar la realidad y dilatar la experiencia mediante fotografías es un consumismo estético al que hoy todos son adictos.

–      Cuando sentimos miedo, disparamos. Pero cuando sentimos nostalgia, hacemos fotos.

–      Aun cuando a los fotógrafos les interese sobre todo reflejar la realidad, siguen acechados por los tácitos imperativos del gusto y la conciencia.

–      Las fotografías vuelven irrelevantes las reacciones compasivas.

Pero de toda la colección de frases me quedo con estas tres que para mí, son las más representativas del libro:

–      La tendencia estetizante de la fotografía es tal, que el medio que transmite la angustia termina por neutralizarla.

–      Todas las fotografías atestiguan la despiadada disolución del tiempo.

–      Nadie jamás descubrió la fealdad por medio de las fotografías. Pero muchos, por medio de las fotografías, han descubierto la belleza.

Anuncios