Archivo de la etiqueta: fotografía color

Vídeo

Elementary Calculus de J. Carrier

En esta ocasión me gustaría presentar este interesante fotolibro editado por Mack y uno de los que mejor acogida han tenido en el pasado año 2012.

La fotografía deriva su poder a una lectura más profunda de lo que a priori está mostrando. En el trabajo de J. Carrier las imágenes murmuran sensaciones que te empujan a buscar una lectura para intentar comprender lo que ahí sucede. El libro se centra en los trabajadores inmigrantes que viven en Israel y que en muchas ocasiones dependen de los teléfonos públicos para hablar con sus seres queridos.
El teléfono público en sí es un distintivo de clase, Elementary Calculus arroja un rayo de luz sobre este tema, la necesidad de comunicarse del ser humano, mientras al mismo tiempo señala que la vida es esencialmente un juego de azar sin sentido. No se trata de ir del punto A al B, sólo hay que moverse a su alrededor. Este libro tampoco funciona de esa forma, navega en un amplio campo, mirando aquí y allá, convirtiéndose en un trabajo que nos llevará a múltiples lecturas cada vez que volvamos a revisarlo.

Desde aquí podéis echar un vistazo rápido al libro: [49827401]

Anuncios

Cuando el mundo era en blanco y negro

Hacia 1910 cuando occidente se veía inmerso en el mundo pictorialista de la mano Alfred Stieglitz y sus compañeros de “Camera work”, el pionero Serguéi Mijáilovich Prokudin-Gorskii inició un proyecto fotográfico que consistía en hacer tres fotografías monocrómaticas a través de filtros rojo, verde y azul. El problema venía a la hora de fijar la imagen en el papel, por lo que optó por mostrar sus fotografías a través de proyecciones en las que se superponían las tres placas de cristal negativas a través de unos filtros de color, consiguiendo una definición asombrosa aun hoy en día.
Para su proyecto, el Zar Nicolás II puso a la disposición de Prokudin-Gorskii, un vagón de tren equipado con un cámara oscura y los elementos necesarios para el revelado. De igual modo obtuvo permisos para hacer vistas áreas de acceso restringido y contar con el apoyo de los burócratas del imperio ruso. Así recorrió el imperio entre 1909 y 1915, documentándolo con imágenes y dando a conocer la magnitud de este a sus habitantes.
Tras el comienzo de la revolución rusa, marcha a París donde vería el fin de sus días en 1944.
4 años más tarde la biblioteca del congreso Estadounidense compraría su obra a los familiares.
En 2001 mediante técnicas modernas de digitalización de imagen consiguieron trasladar las imagenes a papel para exponer la obra en el MOMA de Nueva York.
Aquí  podéis disfrutar de algunas de estas precursoras y magníficas obras.