Archivo de la categoría: fotomontaje

Una luz dura, sin compasión. El movimiento de la fotografía obrera, 1926-1939

En un momento de la historia con grandes y profundos cambios sociológicos, dio como fruto la llamada por parte de la revista AIZ al movimiento obrero para realizar una documentación del mismo. Así fue como la fotografía se puso a disposición del movimiento llenando las páginas de publicaciones de este estilo.

En esta exposición que perdurará hasta el 22 de agosto de 2011 en la tercera planta del edificio sabatini del museo Reina Sofía en Madrid, alberga una extensa cantidad de obras, tanto de gente anónima como de reconocidos fotógrafos de la talla de capa, Paul Strand, Tina Modotti, Rodchenko o  Jonh Heartfield.

        

Anuncios

En el Andén

Este fotomontaje de Grete Stern, en blanco y negro sobre papel 19 x 28 cm, fue publicado hacía 1949 en la revista “Idilios” y pertenece a la serie “Sueños”. Stern de origen judío se formó en la Bauhaus y sus obras están ligadas a la corriente surrealista, tras la llegada de Hitler al poder decidió emigrar a Inglaterra, donde abrió un estudio fotográfico, tras contraer matrimonio con Horacio Coppola, fotógrafo Argentino, abrió un estudio fotográfico y de publicidad en Buenos Aires, más tarde realizó sus primeras exposiciones como fotógrafo en argentina. Tiempo después de la separación de su marido, entre 1948 y 1952 realizó fotomontajes semanales para la ilustración de “Sueños” en la sección “El psicoanálisis le ayudará”. Esta publicación fue idónea para que Grete Stern diera a conocer su reclamación de igualdad a la sociedad argentina en su particular visión del papel de la mujer en esta.

En la imagen aparece una mujer vestida con americana clara y falda oscura, sujetando un objeto en su mano izquierda con una expresión de horror, situada en la línea de fuerza derecha como elemento principal de la imagen. En la parte izquierda aparece un tren que surge del mar con una amenazante cabeza de tortuga en el extremo derecho, la escena transcurre en una playa, con el mar algo agitado y nubes espesas. La imagen posee una gran cantidad de tonos oscuros que transfieren mayor dramatismo a la imagen.
Este onírico fotomontaje construido de forma magistral se puede interpretar como el miedo de la mujer a ser arrollada por el paso del tiempo, representado por la cabeza de la tortuga que emerge del principio del vagón, y el mar agitado en representación de la desilusión y angustia como apoyo a la expresión de la mujer, que es reprimida por la sociedad machista de la época. Sin embargo, también se podría hacer la interpretación del vagón y la cabeza de tortuga como una figura masculina amenazante y la expresión de la mujer ante una agresión inminente.

Bienvenidos!!

Es un inmenso honor para mi presentaros este nuevo blog donde principalmente publicaré articulos sobre fotografía, exposiciones, recomendaciones cinematográficas y parte de mi humilde obra fotográfica, espero que disfruteis de este blog.

Un saludo

The Zen Archer.